Ciclo de los nutrientes





Ciclo de los nutrientes.

Es obvia la necesidad de que exista cierto equilibrio entre los productores y los consumidores; por ejem­plo, tiene que haber menos ardillas que árboles y menos martas (que se alimentan de ardillas) que ardillas. Los recursos minerales que mantienen este equilibrio permiten el crecimiento hasta cierto punto, para poder renovarse constantemente. La caída de las hojas, por ejemplo, produce un enriquecimiento del suelo que da la vida a un sinfín de seres vivos, al tiempo que las excreciones y los demás productos de desecho de los animales son descompuestos para que se sumen al acervo disponible de elementos minerales.
En todas las fases de la red alimentaria, la mayor parte de la energía se pierde a través de la respiración; pero los nutrientes, en cambio, son reciclados por el incontable ejército de organismos reductores existentes en todos los medios.
La mayoría de estos organismos son pequeños, y los seres humanos solemos mirar con desagrado a  muchos de ellos, desde las bacterias y los hongos microscópicos hasta los carroñeros buitres o las hienas, por parecemos sucio su modo de alimentarse de los productos de la degradación de la vida de los demás. Pero, sin ellos, la vida entera se vendría abajo, porque los recursos no son infinitos y tienen que volver al «depósito general de sustancias disponibles» que son el humus del suelo o el agua de los hábitats acuáticos, marinos o de agua dulce.
Los carroñeros en general están muy especializa­dos y se concentran en una fuente alimentaria particular. Las moscas domésticas y similares ponen los huevos en cadáveres recién muertos, mientras que los escarabajos derméticos son capaces de habérse­las con restos secos de pellejos que no servirían de alimento para ningún otro animal.
Una prueba impresionante del valor de los recicladores dentro del entorno se pudo ver en la década 1950-1960 en Barkley Ranges, Australia, donde el suelo se estaba erosionando a pesar de que las ovejas pacían con mucha moderación. El examen ecológico de la zona reveló que no aparecía una especie concreta de escarabajo estercolero. Cuando fueron introducidos estos escarabajos, a partir de colonias desarrolladas en laboratorios, se comprobó que se llevaban bajo tierra las pequeñas heces esféricas de las ovejas para alimento de sus larvas. Estas heces dejaron de secarse al sol y de ser barridas por el viento y quedaron en el suelo, que se vio enriquecido en seguida; ello promovió un crecimiento vegetal que detuvo a su vez la degradación del hábitat. Con frecuencia se olvida la función recicladora de los insectos a la hora de valorar su lugar dentro de la naturaleza. Y se trata tal vez de su papel más impor­tante, sin el que sería imposible conservar un sano equilibrio en el ecosistema.

Ciclo de los nutrientes.2.

Existen cinco vías principales del reciclaje de la energía: A radiación solar / plantas / fotosíntesis B conversión de los combustibles (por las actividades humanas) C la vía de los detritus D la de los microorganismos (en simbiosis con raíces) £ la vía de las excreciones animales

El escarabajo estercolero emplea la cabeza y las antenas para convertir la boñiga en pelotas. Además de alimentarse de esas pelotas, la hembra pone los huevos en ellas. Este escarabajo es sumamente útil al hombre, porque acelera la conversión de las heces en sustancias utilizables por otros organismos



  • papel de los seres vivos en el reciclaje
  • papel de los seres vivos en el reciclaje de nutrientes
  • cual es el papel de los seres vivos en el reciclaje de los nutrientes
  • ciclo de los nutrientes
  • papel de los seres vivos en el reciclaje de los nutrientes

  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario