La contaminacion industrial





En los últimos 100 años, el desarrollo de la industria­lización ha ejercido también un importante impacto en el entorno y en los ecosistemas. Los combustibles fósiles empleados -el carbón y el petróleo en las centrales térmicas, y la gasolina y el diesel en los vehículos de motor desprenden en la atmósfera gran variedad de contaminantes químicos; están entre ellos los óxidos de azufre, nitrógeno y carbono. El dióxido de azufre y los óxidos de nitrógeno producen, al mezclarse con agua en la atmósfera, ácido sulfúrico y ácido nítrico, que se precipitan después con el agua de lluvia, produciendo el pernicioso fenómeno conocido como lluvia ácida.
En las últimas décadas, se ha evidenciado que la lluvia ácida ejerce un efecto muy destructor en el entorno de Europa, América del Norte y otras regiones industrialmente desarrolladas del planeta. Inicialmente, el contenido de nitrógeno de la lluvia ácida actúa como una fuente adicional de nutrientes y promueve la velocidad del crecimiento de los árboles; el suelo hace de amortiguador y neutraliza el ácido; sin embargo, al aumentar la acidez, el suelo pierde esa facultad. Nutrientes como el calcio y el magnesio se combinan con los sulfatos y nitratos, se hacen solubles y el agua se los lleva del suelo; con esta pérdida de nutrientes, el crecimiento de los árboles se retrasa, las agujas de los pinos empiezan a amarillear y las copas de los árboles se mueren. La eliminación del calcio y el magnesio hace que sulfatos y nitratos se combinen con los demás metales del suelo.
El más importante de estos metales es el aluminio, existente en el suelo en concentraciones comparativamente altas; suele estar combinado con materiales orgánicos, pero es tóxico disuelto en forma de sulfato de aluminio; éste daña los extremos de las raíces, lo que impide que la planta controle su absor­ción de agua; inhibe además el crecimiento y las de­fensas inmunológicas, permitiendo así que la planta sea atacada por dañinas bacterias, hongos y virus. Por otra parte, son destruidas las bacterias del suelo que descomponen la vegetación muerta y reciclan los nutrientes.

En la República Federal de Alemania, uno de los países más industrializados, el 34 % de los árboles han sido dañados por la lluvia ácida y gran parte de la famosa Selva Negra está devastada. En Escandinavia, los efectos de la lluvia ácida se han acusado de un modo más dramático en los lagos: el aluminio afecta a las branquias de los peces, en las que inhibe el intercambio de oxígeno y de sales; las branquias se empastan con mucus, los niveles de sales se reducen y las proteínas se destruyen, lo que acaba cau­sando la muerte de los peces. Los lagos ácidos son transparentes como un cristal porque en ellos no crecen algas y su nivel de nutrientes es bajo, porque la materia orgánica tarda más tiempo en descomponerse; al aumentar la acidez, disminuyen progresiva­mente los insectos, crustáceos y moluscos del agua, hasta sucumbir bajo los efectos del aluminio. Un total de 9000 lagos escandinavos acusan grandes pérdidas en peces: en efecto, en los últimos 40 años «han muerto» 4000 de estos lagos. En Noruega se ha producido una reducción del 50 % de la población de la trucha marisca, las existencias de salmones se han resentido y los cangrejos de río han sido virtualmente exterminados.
El desprendimiento de dióxido de carbono debido al empleo de combustibles fósiles tiene también consecuencias ecológicas. El dióxido de carbono es absorbido naturalmente por el fitoplancton de los mares y por las plantas durante la fotosíntesis; pero la producción de dióxido de carbono excede ahora con mucho la capacidad de absorción de esos ecosistemas, situación progresivamente empeorada con la destrucción de las selvas pluviales del trópico. Como consecuencia, se está acumulando en la atmósfera dióxido de carbono; sus moléculas atrapan la radiación térmica de la Tierra e impiden que escape al espacio, lo que produce un aumento de la temperatura del aire: es el conocido efecto de invernadero.
Se ha calculado que, al ritmo actual de producción de dióxido de carbono, la temperatura media de la superficie del globo aumentará en 1 – 2 °C en los 30 años próximos. Las condiciones climáticas serán entonces similares a las de la edad media, con prolongadas sequías en verano e inviernos muy crudos, lo que tendrá implicaciones muy serias para la agricultura y podría traducirse en escaseces alimentarias. Para mediados del siglo XXI, las temperaturas globales podrían haber subido en 4 °C, lo que podría traducirse a su vez en una fusión del hielo de los casquetes polares y un clima mundial más húmedo; esto ejercería un efecto dramático en los ecosistemas, pero podría ser muy favorable para la agricultura.

La contaminacion industrial _Efectos de la lluvia ácida



  • IMAGENES DE EFECTOS de la lluvia acida en los seres vivos
  • prevencion de la contaminacion industrial
  • que efecto ejercen los cangrejos sobre el suelo
  • contaminacion industrial

  • efectos de la lluvia acida en los seres vivos
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
2 Comentarios en La contaminacion industrial
  1. esto es genial enseña muchisisisimo es chevere osea no manches aprendo demasiado rapido padrisimo

  2. hello come esperanza fierro come estado unidense because now stay in mexico is brilliant have learned quick this idiom look here deal assignment different but is diverting

Deja tu comentario
Tu Comentario