La cromoterapia





la cromoterapia.

La cromoterapia es una técnica de curación que se remonta a tiempos muy antiguos, practicada ya por egipcios, griegos y chinos. En estas culturas existía la creencia de que las vibraciones de las ondas cromáticas afectaban de manera directa a los órganos del cuerpo. Y a la inversa, el color del aura o de los campos energéticos del ser humano reflejaba el estado de salud del individuo.
Aunque en Europa no comenzó a utilizarse la cromoterapia en medicina hasta mediados de los años sesenta, ya en 1940 se demostró que el color rojo estimulaba la parte simpática del sistema nervioso vegetativo, mientras que el azul actuaba sobre la parasimpática. Se supo, asimismo, que la luz roja aumentaba la fuerza muscular en más del trece por ciento, y que las plantas que crecían bajo una campana de color azul tenían un desarrollo más regular y más fuerte. La existencia del color es algo que todos somos capaces de afirmar; sin embargo, la ciencia moderna ha podido demostrar que las células y los órganos del cuerpo poseen unas frecuencias vibratorias determinadas, y utilizan el espectro cromático para corregir los desequilibrios de las vibraciones del cuerpo y crear así un estado armónico. Newton, jugueteando con un prisma de cristal, observó que éste era capaz de descomponer la luz pura blanca, tal como nos llega a nosotros, en distintos rayos de color.

Caracteristicas de la cromoterapia

la cromoterapia.colores.

Cada uno de los colores que se descomponen por medio de un prisma de cristal tiene una determinada longitud de onda, y cada onda de color tiene su propio temperamento (calor, frío, seco o húmedo). Científicamente, a esta vibración de longitud de onda se la conoce como unidad Angstrom, o lo que es lo mismo, la diezmillonésima parte de un milímetro.
Cuando decimos que la luz se puede descomponer por medio de un prisma, debemos pensar que el ojo humano también es capaz de descomponer un color, ya que aquél posee una perfecta serie de sincronismos que nos dan la clasificación, nitidez, contraste y matiz de una longitud de onda vibratoria.
La retina está formada por millones de células de dos tipos fundamentales, denominadas respectivamente conos y bastones, cuya misión es transformar la energía luminosa que incide sobre ellas en impulsos nerviosos. La visión diurna y la percepción de los colores está a cargo de los conos. Éstos se subdividen en tres tipos, cuyos máximos de absorción se encuentran en los espectros del azul, rojo y verde. Los bastones permiten recibir la luz crepuscular. Las radiaciones luminosas, tras ser convertidas en estímulos nerviosos en la retina, son transmitidas por el nervio óptico hasta el centro de la visión, que se encuentra en el lóbulo occipital (es decir, en la parte posterior) del cerebro.
Por todo lo expuesto, parece lógico preguntarse ¿qué ocurre con los invidentes? Si es cierto que los seres humanos son sensibles a las frecuencias vibratorias y nuestras células son receptoras del color y dirigen sus mensajes nerviosos al cerebro para que los interprete, también podemos afirmar que los invidentes poseen una serie de sensibilidades desarrolladas que los hacen más perceptivos a cuanto les rodea.
Trabajos recientes han demostrado que si el hombre es sensible a las radiaciones electromagnéticas ambientales, también es capaz de percibirlas y describirlas sin usar los ojos. El escritor francés Jules Romain fue el primero que trabajó metódicamente sobré la percepción no visual. Romain consideraba que existe una visión extra retiniana debida a unas células epidérmicas llamadas ocelos. Incluso creía que el hombre percibe el mundo no sólo por medio de su actividad cerebral, sino con ayuda de todo su cuerpo. En su opinión, la visión extra retiniana es una facultad muy general que el uso de la visión ha inhibido en la mayoría de personas.



  • cromoterapia colores

  • cromoterapia
  • CROMOTERAPIA Y USO DEL PRISMA
  • caracteristicas de lacromoterapia
  • cromoterapia terrestre
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario