Miriápodos





 

La mayoría de los miriápodos posee un gran número de apéndices locomotores, carácter a que alude su nombre griego.

Los artrópodos de esta clase tie­nen, pues, un par de antenas, apa­rato bucal masticador y un número variable de apéndices locomotores, todos monorramados. Son típica­mente terrestres, con respiración traqueal. La Los diplópodos son los clásicos "milpies"notable longitud del tron­co con respecto a la que alcanzan sus patas les confiere un aspecto de gusanos articulados, característico e inconfundible. Tradicionalmente, bajo la denominación de miriápodos se han considerado dos subclases dis­tintas: progoneados y opistogoneados o quilópodos. Actualmente se tiende a considerar a estos últimos como una clase independiente, y no faltan serios motivos para ello. Así, pues, los progoneados son los miriápodos propiamente dichos. Y entre ellos se distinguen: sínfilos, paurópodos y diplópodos, a los que nos referiremos seguidamente.

Los sínfilos son animales de pe­queño tamaño y delicado cuerpo blanquecino que, por lo general, no mide más de dos milímetros de lon­gitud. En la cabeza se destacan las antenas, bastante largas, y el apara­to bucal, que consta de un par de mandíbulas, otro de maxilas y un la­bio inferior, resultante de la unión del segundo par de maxilas.

El tronco presenta doce segmen­tos, cada uno de ellos provisto de un par de patas locomotoras; pero al hallarse varios tergos divididos transversalmente, da la impresión de po­seer más segmentos que pares de pa­tas. En la extremidad posterior del tronco aparecen dos procesos cau­dales, en cuyo extremo desembocan sendas glándulas sericígenas. Son ovíparos, con larvas hexápodas.

Tienen desarrollo anamórfico, formándose los nuevos segmentos a partir del penúltimo y tras sucesivas mudas. Estos miriápodos prefieren los sitios húmedos y ricos en materia orgánica, por lo que abundan en el mantillo de los bosques. Se les con­sidera de gran interés edafológico por el papel que realizan en la formación de los suelos. Los paurópodos son los que más se alejan del aspecto tí­pico de los miriápodos, perdiendo la apariencia de gusanos articulados; pues, aunque su tronco está constituido por once segmentos, al­gunos de éstos son tan cortos que apenas se distinguen. Llegamos a los diplópodos, que son los miembros de esta clase que mayores dimensiones alcanzan: algunas especies tropica­les llegan a medir hasta 20 centíme­tros de longitud y la mayoría de ellas oscila entre los tres y los seis centíme­tros. Su cuerpo es cilíndrico o subcilíndrico. Son los clásicos milpiés.



  • mariapodos

  • animales con respiracion traqueal
  • respiracion traqueal
  • seres vivos con respiracion TRAQUEAL
  • los miriapodos
  • novedades android
Comparte esta nota:
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario