Primeros hominidos





Hace unos seis millones de años (imposible ser exactos mientras no haya pruebas fósiles mejores), se dividió la línea ancestral que conduce a los póngidos africanos (gorilas y chimpancés) y al hombre. Esta separación evolutiva se efectuó casi con seguridad en África, probablemente en medios forestales o en claros de arbolado. Descubrimientos recientes en China y en Java apuntan a la posibilidad de una evolución similar en el resto de Asia, pero hasta ahora hay pocas pruebas en apoyo de esa teoría.

Los hominidos mas antiguos

Para empezar, los antepasados de los póngidos y de los seres humanos deben de haberse parecido mucho unos a otros. Pero hace cuatro millones de años se formaron los fósiles de una criatura más emparentada con nosotros que con ningún póngido. Aquellos primeros miembros definidos de la familia humana (homínidos) eran como los póngidos en la mayoría de sus características físicas, pero se diferenciaban de ellos en un rasgo muy concreto: eran bípedos, es decir, andaban erectos sobre las dos piernas, como nosotros.
No se sabe cómo comenzó el andar erecto, por lo que hay varias teorías en torno a este hecho trascen­dental. Como explicaciones de la evolución del bipedismo se ha hablado de la necesidad de vadear trechos de agua, de mirar por encima de la hierba alta, de llevar alimento a cuestas hasta la guarida, de cubrir distancias grandes entre árboles consumiendo la menor energía posible. Sea cual Sea la explicación, una vez desarrollado este modo de andar, nuestros antepasados dispusieron desde luego de diversas ventajas: en particular, las manos quedaron libres y disponibles para diferentes cometidos, que incluían en último término el empleo de utensilios y su manufactura. Sin embargo, no tenemos pruebas directas del empleo de utensilios ni de la existencia de re­sidencias fijas hace cuatro millones de años.

Primeros hominidos.

Los primeros homínidos andaban con las rodillas encogidas y un tanto inclinados, mientras que el hombre moderno lo hace en una posición erecta. Para ajustarse a esa verdadera revolución evolutiva, la forma de la pelvis ha cambiado y los pies y sus dedos han sufrido una importante modificación. Por otra parte, las manos han evolucionado hasta convertirse en eficacísimos instrumentos para asir



  • los hominidos
  • evolución de los hominidos
  • hominidos

  • PRIMEROS HOMINIDOS
  • los primeros hominidos
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario