Primeros mamiferos





Aunque sólo conocemos los primeros mamíferos principalmente por dientes y otros restos fragmentarios, podemos decir que eran todos pequeños, te­nían cinco dedos y uñas afiladas en ellos y tendían a tener 44 dientes (número básico, rara vez superado en los mamíferos placentarios). Es probable que tuviesen un cerebro sencillo, aunque su sentido del olfato estaba bien desarrollado.
Eran animales probablemente nocturnos, en principio para evitar la confrontación con los dino­saurios; sin embargo, la vida nocturna es costumbre que han conservado la mayoría de los mamíferos pequeños hasta nuestros días.
La estructura corporal básica de los mamíferos del Cretácico se ha conservado en varios órdenes actuales, agrupados por algunos científicos en el superorden unguiculados. En muchos casos se han especializado exageradamente en un estilo de vida muy particular; no obstante, en su mayoría suelen tener cinco dedos en las patas delanteras y las traseras (el número de dedos primitivo) y clavículas, así como una estructura encefálica simple. Hemos encontrado en yacimientos del Terciario restos de insectí­voros que se diferencian poco de los actuales, y la mayoría de las familias modernas de este grupo se pueden seguir hasta el Eoceno.
No hay duda de que algunos de estos mamíferos hallaron alimento y cobijo en los árboles de los grandes bosques que se extendían por gran parte de lo que constituían los continentes septentrionales de entonces. Sabemos de la existencia de primates primitivos, parecidos a las musarañas arborícolas y a los lemúridos, desde comienzos del Terciario. Otro tipo arborícola localizado en unas rocas norteamericanas de principios del Eoceno es el plagiomene, antepasado casi seguro de los lemúridos voladores actuales (dermópteros). Los plagiomenes eran silvícolas y nocturnos y tenían una gran membrana que iba del cuello a la punta de la cola y que abarcaba las patas delanteras y las traseras. Es probable que los murciélagos, que son de hecho los únicos mamíferos voladores verdaderos, hayan evolucionado de animales similares.

Primeros mamiferos.

Uno de los representantes más antiguos de la familia de los armadillos fue el Stegatherium, que estaba cubierto por una armadura primitiva; los casi míticos Glyptodon, del Pleistoceno, medían hasta 3 m de largo y cargaban con un caparazón acorazado parecido al de las actuales tortugas; su cola se había convertido en una tremenda porra ósea. Hay 21 especies de armadillos, todos están protegidos por unas armaduras de placas óseas adheridas a la piel. El armadillo de seis bandas (fotografía) escapa a los depredadores haciéndose una bola, aunque suele hacerlo con más frecuencia excavando rápido. EL más pequeño de los armadillos es el armadillo pichiciego, que mide unos trece centímetros; el armadillo gigante puede medir 1,5 m de longitud



  • los primeros mamiferos en la tierra
  • primeros mamíferos

  • caracteristicas de los primeros mamiferos
  • los primeros mamiferos
  • primeros mamiferos en la tierra
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario