Terapias flores





Temor

flores.

Heliantemo. el remedio de urgencia para casos desesperados; en acciden­tes o enfermedades repentinas; cuando el enfermo está muy asustado o  aterrorizado; o si la condición es lo bastante grave como para causar inquietud a los allegados.

Mímulo o almizcle: miedo a las catástrofes del mundo, a la enfermedad, al dolor, a los accidentes, a la pobreza, a la oscuridad, a estar solo, a la des­gracia. Los temores de cada día.

Cerasifera. miedo de la mente a agotarse, a que le abandone la razón, a realizar cosas temibles y horribles, indeseables y perjudiciales, como el suicidio.

Álamo temblón: vagos temores desconocidos, para los que no hay explicación ni razón; terror ante algo pavoroso que va a ocurrir, sin que se sepa qué es.

Castaño rojo: para quienes han dejado de preocuparse por sí mismos, pero pueden sufrir mucho por las personas a las que aman, anticipando desventuras que pueden ocurrirles

Incertidumbre

Ceratostigma. para quienes no tienen la suficiente confianza en sí mismos como para tomar sus propias decisiones.

Scleranthus: para quienes son incapaces de decidir entre dos cosas, inclinándose primero por una y luego por la otra. Suelen ser personas tranquilas, calladas, que sobrellevan solas su dificultad, pues no se sienten inclinadas a dialogar.

Genciana, para quienes se desaniman fácilmente, pesimistas ante los obstáculos.

Aulaga: para situaciones de desesperación por motivos graves que parecen insuperables.

Hojaranzo común: para quienes sienten que no tienen fuerzas suficientes, mentales o físicas, para llevar la carga de la vida cotidiana sobre los hombros.

Avena silvestre: para quienes desean disfrutar de todo cuanto está fuera de su alcance y vivir la vida al máximo, tienen grandes ambiciones pero ninguna vocación que les atraiga por encima de las demás.

Falta de interes por por las actuales circunstancias

Clemátide: para los soñadores y adormilados, nunca totalmente despiertos, sin gran interés por la vida.

Madreselva: para los que viven demasiado en el pasado, añorando algún ser querido o una época de mayor felicidad, o recordando ambiciones que no se hicieron realidad.

Rosa silvestre o escaramujo: para quienes viven con apatía, resignados a pasar por la vida tal como viene, sin esforzarse por mejorar las cosas y hallar contento.

Olivo: para quienes han sufrido mucho mental o físicamente y se encuentran exhaustos, sin fuerzas para hacer nada en la vida.

Castaño blanco o castaño de indias: para quienes no pueden evitar pensamientos, ideas o argumentos preocupantes que no desean que entren en sus mentes.

Mostaza blanca: para quienes están expuestos a temporadas de melancolía,o desesperación, como si les cubriese de sombras una negra nube fría que ocultase la luz de la vida.

Brote de castaño de indias: para quienes no sacan todo el provecho de la observación y la experiencia, y les cuesta trabajo y tiempo aprender las lecciones de la vida cotidiana.

Soledad

Violeta de agua: para quienes, en la salud o en la enfermedad, gustan de la soledad.

Impaciencia: para los que son de pensamiento rápido, veloces en la acción y que quieren que todo se haga sin vacilación ni retrasos.

Brezo común: para quienes están constantemente buscando la compañía de cualquiera, pues les resulta necesario discutir sus asuntos con los demás, quienesquiera que sean.

Hiprsensibilidad a las influencias y opiniones

Agrimonia: para personas joviales, que ocultan sus problemas tras el buen humor, a las que les disgustan las discusiones hasta el punto de renunciar a muchas cosas con tal de evitarlas.

Centaura: personas calladas, tranquilas y suaves, que se desviven por servir a los demás. Sobrestiman sus fuerzas en sus ansias de agradar.

Nogal: para quienes tienen ideales y ambiciones bien definidas en la vida y los cumplen, pero se ven tentados de apartarse de ellos ante las sólidas opiniones de los demás.

Acebo muérdago: para los que se ven frecuentemente atacados por pensamientos como la envidia, los celos, el rencor, la venganza, la sospecha.



Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario