Aromaterapia aceites esenciales





La aromaterapia se basa en los efectos terapéuticos de los aceites esenciales, cuyas cualidades naturales y constituyentes, que sintetizamos en el cuadro, deben conocerse en profundidad antes de iniciar cualquier tratamiento. Cada planta aromática elabora un conjunto característico de aceites esenciales, y según el tipo de planta, ésta almacena los aceites esenciales en distintas partes: raíz, hojas, cortezas, yemas, flores, fruto o semillas. Así, por ejemplo, el limón y la naranja, a pesar de ser frutas muy próximas, desprenden aromas claramente diferentes, y un mismo cítrico, como el naranjo amargo (Citrus aurantium), produce tres aceites esenciales distintos, de olor y propiedades diferentes, que se extraen de diversas partes de la planta. Muchas plantas poseen unas estructuras especiales que desprenden olor (glándulas) en las flores para atraer a los insectos que las polinizan.
Para conseguir las mejores propiedades de una planta aromática se debe tener en cuenta que el contenido en aceites varía según el órgano considerado, la edad de la planta, la época del año e, incluso, la hora del día en que se lleva a cabo la recolección. Por ejemplo, en general no debe practicarse la recolección de las plantas aromáticas al mediodía, cuando la irradiación solar es más fuerte, porque pierden sus esencias al volatilizarse por efecto del calor solar. Asimismo, algunas plantas o flores deben recolectarse de una manera determinada para obtener el mejor aroma y el mayor rendimiento.

aromaterapia aceites esenciales.

Obtencion de los aceites esenciales

Sólo las sustancias obtenidas mediante expresión y destilación son aceites esenciales: los aceites obtenidos por extracción mediante disolventes tienen únicamente aplicación en perfumería y cosmética y no se emplean con finalidad terapéutica, ya que en el producto resultante quedan restos del disolvente empleado para arrastrarlo. El método de expresión se emplea para las esencias que pueden aislarse a temperatura ambiente y sin la ayuda de disolventes. Por este procedimien­to se obtienen, por ejemplo, las esencias de la corteza de los frutos de los cítricos, aisladas, raspadas, comprimidas o prensadas hasta obtener su esencia. El método más conocido y utilizado es la destilación por arrastre de vapor. Se realiza en un alambique, formado por una caldera donde se introduce la planta fresca, separada por un tamiz del agua, que se hace hervir. Tras el destilado, se recogen las dos fracciones por decantación: el aceite esen­cial, de menor densidad e insoluble en el agua, flota sobre el agua floral o hidrosol, formada por el vapor de agua condensada junto con sustancias volátiles de la planta, pero solubles en agua; esta fracción se emplea sobre todo en perfumería.

Aceites vehiculares

En general, los aceites esenciales son productos muy complejos, volátiles, solubles en alcohol y éter e insolubles en agua, aunque le transfieren su olor. Las esencias se distinguen de los aceites grasos en que éstos son fijos y no volátiles y en que dejan una mancha permanente, pues en el caso de las esencias, la mancha en el papel es pasajera.
Los aceites vegetales son aceites grasos obtenidos por primera prensada en frío de las semillas o de los frutos de plantas oleaginosas, como aceite de oliva, girasol, almendras dulces o ger­men de trigo. Estos aceites, llamados vehiculares o base, se utilizan como soporte de los aceites esenciales. Habitualmente, estas mezclas se emplean para aplicar los aceites esenciales en masajes, fricciones y tratamientos cosméticos.

Calidad de los aceites esenciales

La calidad de los aceites esenciales depende de numerosos factores, entre los que destacan el sistema de cultivo, el estado de madurez de la planta en el momento de la recolección, el origen geográfico de la planta y las condiciones de conservación. La composición de un aceite esencial elaborado por un vegetal, compleja y rica, es muy difícil de copiar, y sus efectos terapéuticos no son comparables a los de las esencias sintéticas. Entre los componentes de las esencias naturales se producen sinergias, es decir, efectos que se complementan y potencian mutuamente, aumentando así su eficacia. A fin de garantizar su calidad, los aceites esenciales deben conservarse en condiciones óptimas: recipientes de vidrio oscuro cerrados herméticamente y con cuentagotas incorporado, para evitar las alteraciones producidas por la luz y el oxígeno, a las que son muy sensibles, así como la evaporación de las esencias. Cada vez que se abre un recipiente, su contenido se pone en contacto con el aire, el cual origina cierto grado de oxidación. Por este mo­tivo es más adecuado guardar los aceites esenciales en pequeñas cantidades, entre 5 y 20 mililitros. Por último, para calibrar la calidad de las esencias y su capacidad de intervenir en la mejora de la salud es muy im­portante conocer su valor de volatilidad, es decir, su velocidad de evaporación, así como su tiempo de absorción por el organismo. De ambos aspectos damos una información somera en los cuadros adjuntos.



  • como destilar?

  • formulas aromaterapia

  • cuadro de aceites esenciales aromaterapia

  • para que utilizan el girasol

  • aromaterapia aceites esenciales propiedades

  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario