Gusanos Marinos





Los poliquetos unos gusanos marinos

Los poliquetos son anélidos unisexuales, provistos de unas expansiones laterales de su cuerpo llamadas parápodos, y de unos pequeños filamentos duros que se denominan quetas. Éstas, muy numerosas, dan nombre a la clase. Se trata de organismos marinos y principalmente bentónicos, aunque hay algunos pelágicos. Su cuerpo es alargado y está claramente dividido en segmentos, distinguiéndose una parte anterior o prosoma, y otra posterior o metasoma. El metámero tiene, en su forma típica, sección cuadrangular, con un surco ventral y dos protuberancias pleurales a cada lado: los parápodos.

El parápodo dorsal recibe el nombre de notópodo, mientras clip_image002el ventral se denomina neurópodo. En la base de ambos se sitúa un cirro o apéndice filiforme, llamado respectivamente notocirro y neurocirro. Los parápodos pueden desaparecer o fusionarse, y los cirros pueden adoptar forma de branquias, con función respiratoria. El eje de sostén del parápodo es una queta de gran tamaño, la acícula, con músculos arciformes en su base. Recubre el metámero una delgada cutícula, segregada por la epi­dermis. Bajo ella se encuentran una capa muscular circular y otra longitudinal. Estas capas musculares permiten las contracciones del cuerpo y la natación. Los músculos son de fibra lisa.

El prosoma presenta cuatro ojos y cinco antenas, número el de estas últimas que de ordinario queda reducido también a cuatro, modificándose en dos palpos y dos antenas. La boca se abre en la base del prosoma.

El tubo digestivo consta de boca y faringe, revestidas por una capa quitinoidea, con espesamientos en forma de dientes o paragnatos. La faringe tiene además paredes musculosas, y en ella la cutícula se diferencia en dos mandíbulas: una dorsal y otra ven­tral. Puede ser fija o exsértil, y a veces carece también de forma­ciones duras, siendo inerme.

 El aparato circulatorio presenta la disposición típica de los celomados, con un vaso dorsal y otro ventral. El líquido circulato­rio contiene solamente glóbulos y pigmentos respiratorios disueltos en el plasma. El vaso dor­sal contiene sangre oxigenada, y venosa el ven­tral. Además, en cada metámero se da una pe­queña circulación, con vasos que abrazan el tubo digestivo y van a parar a los parápodos y paredes del cuerpo.

La respiración cutánea es muy importante en estos animales. Pero en ocasiones, como ya queda dicho, los notocirros se modifican también para la respiración, adoptando formas ensanchadas o arborescentes que se localizan en la región anterior del cuerpo, como un pe­nacho branquial. Esto sucede, por ejemplo, en las especies de Sabellia.



  • apendice filiforme de algunos animales y plantas

  • organismos bentonicos marinos
  • gusanos marinos medicinales
  • GUSANOS MARINOS
  • organismos marinos bentonicos
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario