Gusanos Plantelmintos





 

Gusanos con el cuerpo plano

Un nuevo tipo de animales se ofrece ahora a nuestra conside­ración. Entran en él unos gusanos de cuerpo aplanado -rasgo que les da nombre-, hermafroditas y, en su mayoría, parásitos. Por esta razón, muchos de ellos carecen de tubo digestivo; y cuando disponen de él, les falta un ano. Carecen igualmente de sistema circulatorio y hasta de cavidad general, que está obliterada por mesénquima. Vamos a sistematizar su descripción, dividiéndolos en tres clases: turbelarios, tremátodos y cestodos.

Los turbelarios

Los turbelarios son platelmintos de vida libre, talla pequeña y cuerpo no segmentado, de aspecto foliáceo. Su nombre les viene de una curiosa propiedad: la de provocar en el agua movimientos en forma de torbellino con los cilios que recubren su cuerpo. Entre sus representantes más típicos se encuentran las planarias.

El sistema nervioso de los turbelarios está en contacto con la epidermis.gusanos plantelmintos Consta de un par de ganglios cerebroides y de dos o tres pares de cordones nerviosos longitudinales que pueden estar unidos entre sí por una red nerviosa. En ocasiones, se reducen éstos a un solo par. En la parte anterior, poseen dos o varios ojos de tipo invertido. Cada ojo está formado por una cúpula de varias células sensibles a la luz, en relación con el sistema nervioso cefá­lico. Las planarias tienen la boca en posición ventral, en el centro del cuerpo. Están dotadas de una faringe musculosa, evaginable y retráctil en una vaina, que les sirve para cap­turar sus presas.

CestodoEl intestino posee ciegos lobados o arbo­rescentes y la digestión es intracelular. Los productos de excre­ción se vierten en la luz intestinal y, como carecen de ano, la ex­pulsión de los excre­mentos se efectúa me­diante lavados intesti­nales: el animal admi­te agua en su intesti­no, arrojándola luego bruscamente.

Estos organismos son capaces de ayunar durante mucho tiem­po. Pero este ayuno va acompañado del consumo de su propia materia, lo que acarrea una progresiva disminución de su tamaño. El aparato excretor está formado por dos o cuatro tubos colectores laterales. Son diversos los modos como estos tubos pueden abrirse al exterior: aisladamente, por un orificio común posterior, por dos orificios situados cerca de la boca o, finalmente, por varios poros dorsales. Dichos tubos o troncos se ramifican en el parénquima, y cada ramificación última recibe la excreción de una célula flamígera.

En el aparato reproductor se advierte mayor diferenciación. Son seres hermafroditas que maduran las gónadas masculinas an­tes que las femeninas. Tienen un par de testículos, un par de ovarios y, además, un par de glándulas vitelógenas, encargadas de formar el vitelo para los huevos.

Los trematodos

Uno de los ciclos evolutivos más complejos de todo el reino animal es el de la duela del hígado, Distomum hepaticum,que va a servir para exponer el ciclo biológico de los trematodos.

Sus fases larvarias tienen lugar en un molusco. Tras una espera enquistada, el adulto parasita el hígado del cordero. Tiene unos tres centímetros de longitud, y probablemente su fecundación es recíproca. Vive arrollado en forma de cornete en los conductos hepáticos. El huevo sale al exterior del cordero con los excremen­tos y hace eclosión en el agua templada. De él sale un embrión ciliado, el miracidio, que se desplaza por el agua. Este embrión tiene un rostro anterior y un esbozo de boca y tubo digestivo. Posee dos protonefridios, sistema nervioso, dos o cuatro ojos y un conjunto posterior de células reproductoras. El miracidio pene­tra en el pulmón de un molusco gasterópodo dulceacuícola, Lymnaea truncatula, donde pierde sus cilios y ojos, se rodea de una cutícula y se transforma en un saco lleno de células reproduc­toras, llamado esporocisto. Estas células reproductoras se multi­plican y originan asexualmente las redias, organismos en los que se distingue una región cefálica, con tubo digestivo ciego y tam­bién células reproductoras. Las redias salen a través de las paredes del esporocisto, las per­foran y penetran en el hígado del molusco. Pue­den, a su vez, originar nuevas redias, que en su interior producen un tercer tipo de organismo, las cercarías, provistas de apéndice caudal. Las cercanas salen de las redias a través del orificio de puesta que éstas poseen, y se dirigen al agua perforando los tejidos del molusco.

En el agua nadan activamentepor medio de su apéndice caudal hasta ponerse en con­tacto con alguna planta. Pierden entonces la cola y se enquistan en el vegetal, hasta que son tragadas con la hierba por un cordero. En el intestino de éste, la pared del quiste se digie­re; es el momento en que la duela perfora la pared intestinal, pasa a los vasos sanguíneos y se dirige a los conductos biliares del cordero, donde se hace adulta al cabo de seis semanas.

Los cestodos

Los cestodos forman la tercera y última cla­se de platelmintos. Carecen de tubo digestivo y de epitelio ciliado. Son típicamente parási­tos del tubo digestivo de algunos vertebrados, llenen una parte anterior o escólex, por don­de se fijan al huésped mediante unos órganos adhesivos en forma de ventosas o ganchos. El escólex va produciendo por gemación una se­rie de segmentos, llamados proglotis, por lo que, en conjunto, el animal adquiere el aspecto de una cinta segmentada. Son seres herma­froditas, encerrando cada proglotis un aparato reproductor completo. El conjunto del orga­nismo recibe el nombre de estróbilo. Confor­me los segmentos van alcanzando la madurez sexual, se desprenden del estróbilo cargados de huevos: reciben entonces el nombre de cucurbitinos.

Algunos cestodos carecen de metamerización externa, y otros poseen sólo un segmen­to único, que no aumenta de tamaño ni se des­prende durante la vida del animal. Pueden me­dir desde un centímetro hasta más de 10 me­tros. Su sistema nervioso posee un ganglio cerebroide, localizado en el escólex, de donde parten, hacia adelante, nervios para los órga­nos de fijación, y hacia atrás, cordones ner­viosos que recorren toda la longitud del estróbilo. Están dotados de cuatro conductos excretores longitudinales, dos de ellos dorsales y dos ventrales. Estos últimos se abren al exte­rior en el último proglotis del estróbilo. Al igual que los tremátodos, los conductos excretores tienen sus ramificaciones terminales en rela­ción con protonefridios. Ya hemos indicado su hermafroditismo, proterándricoen ellos, ya que sus testículos, numerosos y esféricos, madu­ran antes que los ovarios. Las partes termina­les del aparato genital masculino y femenino desembocan en un atrio genital común, que determina un saliente o papila en la parte late­ral del proglotis.

Mención especial merece la solitaria, Taenia solium, parásita del hombre. De ella se des­prenden unos diez cucurbitinos por día, cada uno con 6.000 huevos aproximadamente. Los cucurbitinos, arrojados con las heces fecales, dejan los huevos en libertad. Al ser ingeridos por el cerdo, sus cubiertas quedan digeridas en el intestino. De cada huevo sale un embrión u oncosfera, provisto de tres pares de ganchos.

La oncosfera atraviesa la pared intestinal del cerdo y, a través del torrente circulatorio, se dirige primero al corazón y luego a los mús­culos, donde se enquista y se transforma en una vesícula de unos 20 milímetros, denomi­nada cisticerco. La evolución del cisticerco se realiza tras ser ingerido por el hombre al co­mer carne de cerdo insuficientemente, cocida. Entonces el cisticerco se devagina y se fija en el epitelio intestinal, transformado en escólex. Este, porPlanaria proliferación, origina el estróbilo. La solitaria puede vivir en el hombre alrededor de quince años. También es parásita del hombre la tenia inerme o Taenia saginata, cuyo escólex carece de ganchos. Debemos aludir también a la hidátida, cisticerco voluminoso producido por la Taenia echinococcus. El gusano adulto vive en el intestino medio del perro y es muy pequeño, pues mide menos de un centímetro. Su oncosfera evoluciona en numerosos hués­pedes, rumiantes sobre todo, alojándose gene­ralmente en su hígado. Allí se hipertrofia has­ta formar la hidátida, con uh peso de hasta 15 kilogramos. Se trata de una gran vesícula, con numerosísimos escólex en su interior. El hom­bre puede albergar también este terrible quiste, por lo que cobra gran importancia la vigilancia sanitaria del perro en este aspecto.

La tenia más pequeña del hombre es la Hymenolepis nana, que mide de 10 a 25 milí­metros y consta de unos 20 proglotis. Vive en el intestino delgado de los niños y su ciclo se desarrolla en un solo huésped.



  • plantelmintas
  • gusanos de cuerpo aplanado en su mayoria parasitos
  • tipos de gusanos de cuerpo aplanado
  • gusano de cuerpo aplanado en su mayoria parasitos
  • plantelmintos

  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario