La homeopatia 2





Caracteristicas morfologicas de la persona

la homeopatia 2.

La concepción homeopática del ser humano es global: la persona es un ser espiritual, mental y físico; por ello, el tratamiento homeopático no elimina tan sólo la enfermedad del cuerpo, sino que refuerza y armoniza la fuente de la energía, de la vida. Las diferentes experimentaciones con sustancias activas, han puesto de manifiesto que no todos los sujetos sanos reaccionan igual a estímulos farmacológicos idénticos. Unos demuestran pocos síntomas, aun después de dosis ponderadas de las sustancias; un grupo mayoritario presenta síntomas y reacciones similares; y otros presentan un cuadro muy completo y vistoso. Estos últimos son los llamados tipos sensibles, en los que se halla siempre un común denominador que abarca diferentes aspectos: el morfológico, el temperamental y las tendencias mórbidas. Las características morfológicas son quizá las más importantes, o, cuando menos, las más constatables, por lo que han sido estudiadas por separado y detalladamente. La clasificación más aceptada de tipos, que nunca se dan en estado puro, es la siguiente:

Constitución sulfúrica. Suele considerarse la constitución normal. Se trata de individuos de talla y peso medianos, aspecto armonioso y con equilibrio entre las partes del cuerpo. El rostro es rectangular, las manos equilibradas, con los dedos y la palma de la mano de casi la misma longitud. Su tonicidad es normal, con laxitud media de ligamentos. Como sintomatología típica podemos mencionar eczemas, alergias, acné, ántrax, hemorroides, hipertensión, dificultad para tolerar el calor. En cuanto a tendencias patológicas, presentan reacciones vivas, agudas y enérgicas, de donde surgen sus tendencias a las manifestaciones congestivas, espasmódicas y supurativas. El remedio apropiado para este grupo de sujetos es el Sulfur.

Constitución carbónica. Presentan una clara tendencia a la obesidad. Su talla es inferior a la media, pero su peso es superior al de la media. Su aspecto es, pues, rechoncho, con cierto desarrollo a lo ancho. Su cara es cuadrada o redonda, con desequilibrio entre las partes. Sus manos son también cuadradas y cortas, como sus dientes. Suelen ser frioleros, aunque toleran mal el calor, especialmente la exposición directa al sol. Sus reacciones son lentas, progresivas y, en ellos, todos los problemas tiene tendencia a volverse crónicos. La humedad siempre les perjudica, por tener su metabolismo hídrico alterado. Sus enfermedades más características son: enfermedades de la nutrición, como la obesidad, la hidrolipexia o la retención de líquidos; la diabetes, la gota, las litiasis, tanto renales como biliares; también la artrosis, los eczemas crónicos, las verru­gas, la hipertensión, las hipercolesterolemias, la tuberculosis y un largo etcétera. Los remedios más represen­tativos para esta constitución son: cal­cárea carbónica, magnesia carbónica, Natrum carbón icum, barita carbónica y Carbo vegetabais.

Constitución fosfórica. Su talla suele ser superior a la media, pero siempre a lo alto y no a lo ancho, y su peso, escaso. Aspecto delgado y encorvado. El rostro tiende a ser triangular y alargado, con la frente ancha. Son hiperlaxos en cuanto a los ligamentos y presentan hipotonia muscular. Sus manos son elegantes, con dedos largos, y su dientes, rectangulares. Aunque sus reacciones son vivas, duran muy poco. Tienen una debilidad generalizada y se agotan rápidamente. En ocasiones presentan inestabilidad térmica, son frioleros, pero no soportan los espacios cerrados; por el contrario: necesitan aire libre para oxigenarse. Presentan una propensión a adelgazar, a las Ptosis viscerales, pérdidas de minerales, enfermedades metabólicas, hipotensión y congestión venosa. Como remedios representativos hallamos: phos phorus, calcarea phosphorica, magnesia phosphorica, kalium phosphoricum.

Constitución fluórica. Conocida también como distrófica, es calificada por muchos como una constitución secundaria, por tener signos de las tres anteriores sumados a otros. La estatura y el peso son variables, con tendencia a ser bajos. Presentan alguna asimetría en su morfología y son hiperlaxos todos sus ligamentos, de ahí la tendencia a todo tipo de esguinces y lumbagos.
En relación con la presencia de enfermedades, tienen gran tendencia a la esclerosis, a las exostosis, a las distensiones vasculares con varices y aneurismas, a los esguinces. Los remedios que les van mejor son todos aquellos con componentes derivados del flúor o de los metales pesados: calcárea fluórica, Fluoricum acidum, silicio.



  • constitucion phosphorica

  • metales pesados en homeopatia
  • magnesia carbonica personalidad
  • constitución fluórica
  • sintomas morfologicos en homeopatia
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario