La Telaraña





Cómo hilan las arañas

Las verdaderas arañas constituyen el orden de los araneidos, el más vasto de todos los incluidos en la clase de los arácnidos. Sus órganos más típicos y representativos son las hileras, especie de conos situados en la parte posterior ventral del opistosoma, que comunican con el exterior las glándulas sericígenas, de morfología y variedad muy notables.

Existen cuatro tipos fundamentales de ellas que se diferencian entre sí tanto por su forma como por la naturaleza de la seda que segregan.

Algunos araneidos poseen una placa quitinosa perforada Araña construyendo su telapor numerosos orificios, situada inmediatamente delante de las hileras, que recibe el nombre de críbelo, y una serie de cerdas, ordenadas paralelamente y emplazadas en la tibia del cuarto par de patas: el calamistro. Los dos órganos están en íntima relación con la función de las hileras, pues sirven para ordenar y tejer las distintas hebras que salen por las mismas. Por lo general, poseen de uno a cuatro pares de hileras, siendo más frecuente la presencia de tres pares. La secreción de las distintas glándulas es solidificada por el aire inmediatamente después de su salida, constituyendo los hilos con los que estos artrópodos tejen sus mara­villosas telas. Las telarañas pueden cumplir diversas funciones, pues tan­to sirven para capturar las víctimas que constituyen el alimento habitual, como de morada. A veces, sólo segregan hilos sueltos que les permi­ten ganar obstáculos, situados varios metros por debajo de donde se encuentran; mientras otras los utili­zan para que el viento las traslade a grandes distancias del lugar inicial. Según que construyan telas o no, los araneidos se dividen en sedentarios y errantes (o vagabundos).

Las arañas poseen típicamente ocho ojos simples en la parte anterodorsal del prosoma, pero muchas sólo poseen seis, y algunas carecen de ellos, en particular las especies que habitan en grutas y cavernas. Son carnívoras, y cuando capturan una presa, acostumbran a paralizarla o matarla con sus temibles queliceros, envolviéndola inmediatamente con hilos especiales, para mantenerla quieta y segura.

La estructura de los pulmones, que constituyen sus órganos de res­piración, es característica de este orden. La morfología de su cuerpo es extraordinariamente variable y también su tamaño, pues algunos araneidos son microscópicos y otros, como las grandes migales, alcanzan ocho centímetros de longitud y más de 20 centímetrosde envergadura.

El cuerpo se divide en un proso­ma indiviso, por estar cubierto por un escudo dorsal, y un opistosoma, que sólo en algún caso puede pre­sentar ciertas trazas de segmentación. Generalmente, esta última región es subcilíndrica o coniforme, aunque abundan las excepciones; siempre existe una notable constricción en­tre el prosoma y el opistosoma, for­mando en cierto modo un pedúncu­lo. Los pedipalposestán formados por varios artejos, pero siempre me­nos desarrollados que las patas loco­motoras; en los machos, un pedipal- po se diferencia en órgano copulador. Los cuatro pares de patas alcan­zan un desarrollo muy distinto en los diversos grupos de arañas, pudiendo ser muy robustas, en los araneidos de gran tamaño, y sumamente deli­cadas en otros.

Los queliceros están formados por dos artejos, el último de los cuales termina a modo de uña; en la base de los mismos existen sendas glán­dulas venenosas que convierten a al­gunas especies en verdaderamente peligrosas, incluso para el hombre. Se ha fantaseado mucho, sin embar­go, sobre la picadura de la famosa tarántula, la cual, aunque venenosa, de ninguna manera lleva consigo las consecuencias que le atribuye el ha­bla popular. Corresponde a la espe­cie Lycosa tarentula. Entre las es­pecies más comunes, por encontrarse frecuentemente en los jardines y en las casas de campo, cabe citar al Araneus diadematus, el Pholcus phalangioides, la Argiope brunnichi, la Tegenaria doméstica, etcétera.

Son peligrosas las picaduras del araneido Latrodectes tredecimguttatus, las célebres malmignatte de Cór­cega; o la conocida viuda negra, Latrodectes mactans, de América, cuyo mortal veneno es utilizado por algunos amerindios para emponzo­ñar sus flechas.



  • telaraña funcion
  • cuales son las funciones de la telaraña
  • funcion de la telaraña

  • las arañas se clasifican en dos grandes grupos sedentarias y errantes
  • que funcion tiene la telaraña
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario