Los oligoelementos





oligoelementos.

Los oligoelementos mencionados en las diátesis constituyen la estructura básica del tratamiento, y por ello se denominan bases o principales. Pero también existen otros, denominados complementarios, que actúan sobre algún órgano o función concreta.

Aluminio
Trastornos por retrasos en el desarrollo intelectual, en particular en los niños; problemas de insomnio con agotamiento o ansiedad.

Azufre
Biocatalizador de las disfunciones hepatica-biliares; alergias respiratorias y cutáneas, disquinesia biliar, migrañas (con manganeso); infecciones otorrino-laringológicas y respiratorias (con manganeso-cobre); estados artrósicos (con manganeso-cobalto).

Bismuto
Afecciones inflamatorias de la garganta, agudas y crónicas.

Cobalto
Regulador del sistema nervioso vegetativo; trastornos funcionales circulatoríos, ansiedad y alteraciones digestivas espasmódicas; hipoglucemiante, hipotensor y vasodilatador.

Cobre
Antiinflamatorio y antivírico; síntomas gripales, inflamaciones reumatológicas agudas; indispensable para la síntesis de hemoglobina; favorece la absorción intestinal del hierro; participa en el metabolismo del calcio y fósforo; protege frente a las toxinas bacterianas; regulariza el tiroides, la hipófisis y las glándulas genitales.

Cromo
Diabetes y aumento de lípidos en la sangre, obesidad y celulitis; arteriosclerosis y enfermedades cardíacas; alcoholismo y disfunción hepática o pancreática, envejecimiento prematuro.

Flúor
Retrasos de la calcificación y del crecimiento óseo en los niños, osteo-porosis, trastornos de la estática vertebral; hiperlaxitud ligamentaria, cifosis dorsales, escoliosis; posee efecto anti caries.

Fósforo
Regulador de la excitabilidad neuromuscular; tetania, asma, bronquitis, toses asmatiformes; desmineralización ósea, trastornos musculares, astenia, agotamiento intelectual, parestesia de los miembros, trastornos de la función paratiroidea.

Germanio
Reumatismo articular, artrosis; diabetes; la mayoría de las enfermedades degenerativas y procesos tumorales; angina de pecho, hipertensión arterial; procesos asmáticos y bronquitis crónicas; estrés; herpes zóster y enfermedades infecciosas.

Magnesio
Convulsiones, contracturas musculares; tetania; dolores de tipo reumático (con potasio); trastornos del metabolismo fosfo-cálcico (desmineralización, descalcificación, trastornos del crecimiento, osteoporosis, raquitismo); trastornos neuropsíquicos (niños deficientes mentales, epilepsia, ancianos disminuidos); disfunciones paratiroideas; estreñimiento; favorece la cicatrización de heridas.

Manganeso
Oligoelemento básico de la diátesis I, obligado en todo tratamiento con minerales.
Litio
Estados de excitación psíquica e hiperactividad psicomotora, ansiedad, angustia, insomnio ansioso, inestabilidad emocional, irritabilidad, agitación, manías, obsesiones, agresividad, trastornos del carácter, trastornos de la adaptación familiar y profesional, psico-pruritos, psico-dermatosis; psicosis maníaco-depresivas y depresiones severas; tiene efecto diurético.

Molibdeno
enfermedades heparticas; flatulencuas, cefaleas digestivas, mejora el crecimiento y el retraso ponderal en los niños, raquitismo, mala circulación, protege de enfermedades infecciosas (con zin y cobalto, irritabilidad, falta de sueño, fatiga matutina o astenia.

Níquel
Anemias, estados hipotónicos, convalecencias, enfermedades carenciales e infecciosas, retraso en la consolidación de fracturas, insuficiencias epaticas congestivas (con cobalto)

Potasio
Dolores artrósicos (con magnesio); edemas y obesidad por retención hídrica; cansancio muscular y en fatigas anormales de la edad madura; reparador celular.

Silicio
Raquitismo, falta de crecimiento, delgadez extrema, mala consolidación de fracturas; uñas quebradizas, artrosis, arteriosclerosis, dolores reumáticos; necesario en el embarazo y la lactancia.

Yodo

Hipotiroidismo (con manganeso-cobre), hipertiroidismo (con manganeso); con­trola la energía metabólica, el crecimiento global de los niños, el desarrollo intelectual, el funcionamiento del páncreas, la hipófisis, la buena salud de piel, pelo y uñas; metabolismo de las grasas; dismenorreas, obesidad de tipo endocrino, hipertensión arterial, bocio.

Zinc

Trastornos hipofisarios, falta de secreción hormonal y síndrome adiposo genital; alopecia, acné, uñas quebradizas; heridas o quemaduras cutáneas; retardo del crecimiento; impotencia sexual por edad avanzada; adenoma de próstata; enuresis, dismenorreas, esterilidad, psoriasis, astenias físicas y depresiones (con cobre); insuficiencia pancreática, hipoglucemia y diabetes (con níquel y cobalto).



  • efectos de los oligoelementos en los seres humanos

  • alteraciones del metabolismo de los oligoelementos
  • los efectos de los oligoelementos en los seres humanos
  • alteraciones carenciales del cobalto
  • enfermedades carenciales de oligoelementos
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario