Medicina ayurvedica





Ayurveda en sánscrito significa «ciencia de la vida». Según la medicina tradicional india o ayurvédica, la salud se da si existe un equilibrio entre los cinco elementos que componen el cuerpo: el aire, el fuego, el agua, la tierra y el éter. Cuando este equilibrio se rompe, surge la enfermedad, que se diagnostica mediante la observación de la orina y el examen del pulso y se trata con remedios vegetales o minerales.
Aunque el término ayurveda se acuñó en la etapa védica del subcontinente indio (aproximadamente hacia el 1500 a.C.), está claro que estos conocimientos se remontan mucho más atrás, probablemente hacia el año 3000 a.C., cuando las ciudades de Harappa y Mohenjo Daro, situadas en el valle del Indo, gozaban todavía de gran esplendor.
Aunque se mantuvo y se enriqueció durante miles de años, los invasores, en el siglo XIX, durante la colonización inglesa, la medicina ayurvédica fue perseguida y sólo se autorizaba la medicina occidental. En nuestra época ha resurgido con fuerza junto con otras medicinas y terapéuticas ancestrales de salud natural.

Principios del ayurveda

medicina ayurvedica.

El ayurveda está basado en una filosofía práctica muy antigua, llamada darshana samkhya, que sustenta el trabajo terapéutico y explica qué es el ser humano y cuál es su significado dentro del universo; a la vez, explica muchos de los fenómenos de la ciencia y la psicología que contemplamos hoy en día.
Darshana significa sistema o cuerpo doctrinal; samkhya hace referencia al sustantivo «número» y efectivamente, se trata de un sistema numérico, la raíz de lo que más tarde sería la ciencia de la numerología y también una de las bases de la tecnología actual, ya que este intento de comprensión del universo dio origen al número cero. Esta filosofía parte de la totalidad, que deriva progresivamente hasta la diversidad de la manifestación, reflejada en la combinación de los cinco elementos y los tres diferentes tipos de energía que conforman lo existente.

Los cinco elementos. Todo está compuesto por los cinco elementos: tierra, agua, fuego, aire y éter; sólo varía la proporción en el tiempo, ya que es una danza en continuo movimiento. La variación de uno de ellos afecta a los demás. La disposición de los elementos en el cuerpo humano es un reflejo microcósmico del macrocosmos.

La naturaleza energética. Ahamkara significa «yo» -el soporte de nuestra identidad, que da el sentimiento de unidad e individualidad y satva, rajas y tamas las tendencias energéticas del universo que también cristalizan en nosotros en tanto que microcosmos, son sus tres atributos. Si ahamkara es fuerte, nuestro cuerpo sigue recreándose, el sistema inmunitario se fortalece y la muerte permanece alejada. Si éste es débil, la vida tiende a la desintegración, y se debilita la inmunidad, lo que provoca que la muerte se acerque a nosotros.

Constitución física. Está determinada por el sistema tridosha o de los tres principios básicos: vata, pitta y kapha, que responden a la manifestación de los cincos elementos en lo viviente. Cada una de las doshas determina las características físicas y las necesidades y preferencias del individuo, así como también de su forma de enfermar y curar. Las doshas básicas de cada ser toman forma en el momento de la concepción, bajo el influjo de las doshas de los padres y las condiciones ambientales y astrológicas. La constitución característica de cada persona, resultante de la combinación de dos doshas, se denomina prakriti o naturaIeza.



  • organos reflejados en el pulso ayurveda
  • medicina y los seres vivos

  • sistema numerico ayurvedico

  • doctrina tridosha
  • sistema numerico ayurveda

  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario