Selección direccional





Un tercer tipo de selección natural, la selección direccional, da como resultado un incremento en la proporción de individuos con una característica fenotípica extrema. Por lo tanto, es probable que se produzca el reemplazo gradual de un alelo o grupo de alelos por otro u otros en el reservorio génico. Entre los ejemplos de selección direccional que ya hemos considerado se encuentra el melanismo industrial de las polillas y mariposas y la resistencia a los antibióticos en las bacterias. Otro ejemplo de selección direccional es el desarrollo de resistencia a los insecticidas. Ciertos compuestos químicos que son venenosos para los insectos, como el DDT, fueron inicialmente acogidos como los principales salvadores de la salud y de los bienes humanos. A partir de la década de 1940, estos insecticidas lograron disminuir drásticamente las poblaciones de muchas especies de insectos que, entre otros efectos negativos, transmitían enfermedades al hombre o atacaban los culti­vos. Sin embargo, han caído en desgracia ya que, por no ser fácilmente degradables, se acumulan en el ambiente; además, se ha produ­cido un extraordinario aumento de las cepas de insectos resistentes a estos insecti­cidas por lo que ya no resultan eficaces. Por lo menos 225 especies de insectos son ahora resistentes a uno o a más insecticidas. Una especie es capaz, incluso, de eli­minar un átomo de cloro de la molécula de DDT y usar el resto como alimento.

Un ejemplo particularmente sorprendente de resistencia a los insecticidas se ha encontrado en las cochinillas del naranjo en California. A principios de siglo, una cierta concentración de gas cianhídrico era suficiente para matar ca­si al 100% de los insectos y se aplicaba a intervalos regulares, con gran éxito en los huertos de naranjos. Hacia 1914, los agricultores de Corona, California, co­menzaron a notar que la dosis normal con que fumigaban ya no era suficiente pa­ra destruir un tipo de cochinilla: la cochinilla roja. Una concentración de gas que había dejado menos del 1% de sobrevivientes en la cepa no resistente, dejaba 22% de sobrevivientes en la cepa resistente. Al cruzar la cepa resistente con la no resistente se pudo demostrar que la diferencia entre las dos se debía a un so­lo locus génico. El mecanismo de esta resistencia se desconoce, pero un grupo de experimentos ha mostrado que el individuo resistente puede mantener ce­rrados sus espiráculos orificio por donde ingresa el aire que respiran los insec­tos durante 30 minutos en condiciones desfavorables, mien­tras que el insecto no resistente puede hacerlo durante 60 segundos solamente.d



  • seleccion direccional

  • a principio de siglo una concentración de gas cianhídrico era suficiente para matar a casi el 100% de los insectos en los huertos de Naranjos
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario