Tecnicas de hidroterapia





Aplicaciones hidroterapicas por vía externa

tecnicas de hidroterapia.

En las aplicaciones hidroterápicas por vía externa existen tantos baños locales como zonas corporales: baños de manos, de pies, de codo, de rodilla, abdomen, lumbares, torácicos, hepáti­cos, renales, de asiento, etcétera. Los baños pueden ser fríos, calientes o templados, alternos, a temperatura ascendente o descendente; además, presentan la ventaja de poder incorporar plantas, esencias o aceites esenciales adecuados a cada patología. Otro método de aplicación son las duchas.

Baños de asiento. Según su temperatura y duración se clasifican en baños fríos y cortos, baños fríos y largos y baños calientes. La finalidad de los primeros -agua entre 10 y l8°centigrados 5 minutos de duración es contraer los vasos superficiales para provocar un aumento de la sangre en los órganos abdominales inferiores, seguido de una dilatación vascular reactiva. Los segundos – agua entre 10 y 18 °C y de 10 a 20 minutos de duración- están indicados en los tratamientos de hemorroides, diarreas crónicas, metritis crónica y hemorragias de los órganos sexuales femeninos. Los calientes el tratamiento dura entre 15 y 30 minutos, se inicia a 32 °C y se aumenta de manera progresiva, diariamente, hasta alcanzar los 42 °C aumentan el riego sanguíneo de la piel, facilitan la menstruación y actúan como sedantes y espasmódicos en cólicos y espasmos intestinales.

Baño vital. Para tomar un baño vital, frío, es necesario que el cuerpo esté caliente y que, después de someterse al baño de agua fría, entre de nuevo en calor. El mejor momento para realizarlos es por la mañana, recién levantado. Si no hay reacción tras el baño, es imprescindible realizar ejercicios físicos hasta entrar en calor. En casos de enfermedad, hay que ayudar al paciente con bolsas de agua caliente o ropa de abrigo. Para aplicarlo se necesita un recipiente de unos cuarenta litros de agua. En el interior se ubica un asiento para colocar al paciente. El agua debe estar unos centímetros por debajo del nivel del banco, de forma que el cuerpo quede fuera del líquido. Se toma un paño áspero, se moja en el agua y se fricciona de forma moderada desde el ombligo hacia abajo, inclu­yendo los órganos genitales. Este baño puede aplicarse entre una y tres veces al día. El abdomen es uno de los gran­des centros de la vida vegetativa, mientras que en la pelvis se alojan los órganos de reproducción. El baño vital se basa en el principio de actuar directamente sobre dichos órganos, y su acción principal es la de activar las fuerzas vitales del organismo.

Frotaciones. También se conocen como fricciones o abluciones y consisten en frotar rápidamente todo el cuerpo usando una toalla mojada en agua fría. Las frotaciones activan las defensas del cuerpo y permiten así que éste reaccione favorablemente; favorecen la eliminación de toxinas a través de la piel, los riñones, los pulmones y los in­testinos; normalizan la circulación de la sangre y alivian las congestiones in­ternas, al derivarlas hacia la piel.

Baños de vapor. También se conocen como vahos, si se efectúan a través de nariz o boca. Consisten en verter agua en un recipiente de barro -a veces se le puede añadir alguna planta que se pone a hervir. Luego se coloca al enfermo frente al recipiente, con la cabeza cubierta, y se va retirando poco a poco la tapadera. Estos baños son muy eficaces en procesos que afectan a las vías respiratorias bronquitis, resfriado común, catarros nasales, tos, pues los vahos favorecen la dilatación de las vías respiratorias (bronquios y bronquiolos) facilitando  la entrada del aire, fluidifican las mucosidades que se encuentran obstruyendo estas vías, y favorecen su expulsión al exterior y ejercen un efecto antiinflamatorio de la mucosa respiratoria y faríngea.

Inhalaciones. Se preparan de la misma manera que los vahos, pudiéndose utilizar las mismas plantas, pero se aplican aspirando a través de la nariz y/o la boca, para lo que se utiliza un embudo invertido.

Ducha escocesa. Consiste en pasar repetidas veces del agua caliente a la fría y viceversa. Las compresas frías y las envolturas con hielo se utilizan de forma local en aquellas zonas del cuer­po que presentan una excesiva acumu­lación de sangre, como sucede en los esguinces; el efecto del frío reduce la hinchazón si su aplicación es inmedia­ta, calma el dolor y alivia la congestión.

Sauna. Durante una sesión de sauna el aire penetra en los bronquios produciendo un importante calentamiento de las vías respiratorias, que favorece el funcionamiento y la secreción de la mucosa bronquial. Además, el contras­te de temperatura provoca un mayor desplazamiento de la sangre hacia la piel, hidratándola, a la vez que mejora su pH, facilita la eliminación de sustancias de desecho, y favorece la descamación de las células muertas y, con ello, la regeneración celular. Combinada con duchas con agua fría relaja los músculos y activa el riego sanguíneo.

Aplicaciones hidroterapicas por vía interna

Las principales aplicaciones de la hi­droterapia por vía interna son la hidroterapia de colon, el enema y la crenoterapia.

Enema. El enema, al que se le pueden añadir sustancias medicinales, está basado en el principio higiénico de limpiar el intestino. Su posterior evacuación elimina del intestino grueso las heces que todavía no han sido ex­cretadas. En los hospitales se utilizan para limpiar el intestino antes de ciertas intervenciones quirúrgicas de abdo­men. Combinados con ayunos o dietas controladas son un excelente sistema de eliminación. También se emplean para ayudar a reducir la fiebre alta, in­yectando pequeñas cantidades de agua a temperatura corporal, que desciende gradualmente hasta alcanzar los 16 °C. En los casos de estreñimiento no es oportuno recurrir con demasiada frecuencia a los enemas, ya que, por tratarse de una ayuda artificial, reduce las funciones normales del intestino.

Hidroterapia de colon. Consiste, como el enema, en la irrigación del colon, pero su acción es más efectiva, ya que abarca un área más amplia. El agua se introduce en el colon ascen­dente transverso y en el descendente. La repetición del lavado favorece el desprendimiento de la materia fecal adherida a la pared del intestino. Para que el tratamiento resulte efectivo es conveniente que el paciente haya practicado el ayuno durante unos días. Esta terapia está indicada para los pacientes que padecen afecciones crónicas, como estreñimiento, problemas gástricos y ciertos trastornos de la piel derivados de ellas. Está contraindicada en los casos de diverticulitis, tumores malignos o en pacientes que presenten una gran pérdida de vitalidad.

Crenoterapia. Consiste en tratamientos por vía interna que se llevan a cabo en balnearios, mediante la ingesta de las aguas mineromedicinales seleccionadas. Se pueden clasificar en dos grupos, las de origen superficial, conocidas como aguas de infiltración o superficiales, y las que emergen de las profundidades, llamadas aguas vírge­nes. Se pueden encontrar aguas frías, calientes o con gas natural. Se clasifican en función de las enfermedades que haya que tratar. Por ejemplo, las aguas sulfatadas cálcicas se usan en los tratamientos del aparato digestivo; las sulfatadas sódicas y magnésicas son purgantes; las sulfurosas están in­dicadas para los bronquios, pulmones y piel; las ferruginosas, para casos de anemia y en procesos de atonías digestivas por debilidad general. Es aconsejable tomarla directamente de la fuente, pero en el mercado existen aguas mineromedicinales de gran calidad, recomendadas para ciertas dolencias, especialmente las diuréticas.

tecnicas de hidroterapia.reacciones.

TALASOTERAPIA

El término talasoterapia proviene del griego thalasso, «mar», y therapeia «cura». El agua marina es muy rica en minerales y oligoelementos. En ella abunda el plancton, elemento vivo con propiedades antibióticas y estimulantes del sistema inmunitario. Los baños de mar están indicados para problemas circulatorios, reumáticos, cutáneos, respiratorios o nerviosos, pero en general todo el cuerpo se be­neficia, ya que las micropartículas que se forman en la superficie del mar, especialmente cuando está agitado, con­tienen cantidad de oligoelementos que penetran en las vías respiratorias. Además, la espuma de mar contiene iones negativos, beneficiosos para el equilibrio psíquicofísico. Los diferentes climas marinos dan a estas curas unas características determinadas: el mar Mediterráneo, por ejemplo, posee propiedades sedativas, mientras que las aguas del Atlántico son tonificantes. También es posible administrar el agua por vía interna. Se debe tomar un sorbo de agua de mar todos los días; si está limpia, resulta saludable. El agua de mar por vía interna actúa como desinfectante del estómago y del intestino, es eficaz en los tratamientos de gastritis crónicas, afecciones del duo­deno y del intestino delgado. Por su importante contenido en calcio y mag­nesio, resulta un eficaz complemento en los casos de descalcificación.

tecnicas de hidroterapia.advertencias.



  • baños de aiento para lavado de colon
  • REACCIONES NORMALES A LAS APLICACIONES DE HIDROTERAPIA CALIENTE SOBRE LA PIEL

  • tecnicas de hidroterapia

  • tecnicas de hidroterapia al chi
  • baños de asiento para pulmones frios
  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario