Terapia del color





Tratamiento

La cromoterapia o terapia por el color es un método de tratamiento de fácil aplicación. Sólo se necesitan una lámpara y un filtro de un color determinado, según sea la dolencia que hay que tratar. Los colores empleados son puros, sin mezclas con otros colores, y los rayos coloreados deben incidir directamente sobre la piel. La aplicación de la cromoterapia debe ser practicada por un profesional de la medicina con capacidad para diferenciar una afección local de una general. Por ejemplo, una jaqueca puede aparecer a causa de un resfriado o bien ser el inicio de una afección neurológica grave. Las afecciones benignas son, afortunadamente, las más frecuentes, pero un error en el diagnóstico de una de estas enfermedades suele tener consecuencias graves.
El protocolo que ha de seguir el cromoterapeuta ante el paciente que le visita por vez primera, debe basarse en un examen clínico que comprenda toma de tensión, análisis y un cuidadoso interrogatorio que permita conocer, además de los actuales síntomas, los antecedentes de salud. Adicionalmente, las condiciones familiares y profesionales le permitirán conocer las razones de la dolencia. También ha de practicarse un examen energético, es decir, el estudio de los desequilibrios o insuficiencias de las energías calor, frío, sequedad o humedad que aparecen en forma de lesiones anatómicas o de sensaciones descritas por el paciente como: hormigueos, calambres, pruritos, etc. Es muy importante establecer una relación de confianza entre el paciente y el terapeuta, ya que si no existe una cierta corriente de simpatía mutua, el paciente estará inquieto y el médico no se hallará en disposición de efectuar un trabajo satisfactorio. No se trata de un problema de técnica, sino de una cuestión de incompatibilidad personal.

terapia del color.



  • terapia del color

  • colores vivos terapia

  • terapia en colores en salud

  • novedades android
Loading Facebook Comments ...
Deja tu comentario
Tu Comentario